Convivencia y Paz

2020-09-02 09:10:34

La paz no sólo es la ausencia de conflictos. Es también aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma unida.

La paz es un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el 16 de mayo como el Día Internacional de la Convivencia en Paz, enfatizando la importante función de la sociedad civil, incluidos el mundo académico y los grupos de voluntarios, en el fomento del diálogo entre religiones y culturas, y alentando a que se apoyen medidas prácticas que movilicen a la sociedad civil, como la creación de capacidad, oportunidades y marcos de cooperación.

"Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", establece la importancia de propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas que estén libres del temor y la violencia. No puede haber desarrollo sostenible sin paz, ni paz sin desarrollo sostenible.

Teniendo presente los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y especialmente el empeño en preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, la Asamblea General invita a todos los Estados Miembros a que sigan promoviendo la reconciliación, para contribuir a hacer realidad la paz duradera y el desarrollo sostenible trabajando con las comunidades, los dirigentes religiosos y otros agentes competentes, a través de medidas conciliadoras y servicios altruistas, entre otros medios, y alentando el perdón y la compasión entre las personas.

Antecedentes

La Organización de las Naciones Unidas ONU se creó después de la segunda guerra mundial con fines y principios que buscaban especialmente librar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra. Uno de esos fines es conseguir la cooperación internacional para resolver problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario y promover e incentivar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales sin distinción de raza, sexo, idioma o religión.

Entre las resoluciones de la ONU en pro de la paz, tenemos las siguientes:

  • El 20 de noviembre de 1997, la Asamblea General proclamó, en su resolución 52/15, el año 2000 como el "Año Internacional de la Cultura de la Paz".
  • El 10 de noviembre de 1998, proclamó el período comprendido entre los años 2001 y 2010 como el "Decenio Internacional de una Cultura de Paz y No Violencia para los Niños del Mundo".
  • El 6 de octubre de 1999, la Asamblea General adaptó, mediante la resolución 53/243, la Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz, que constituye un mandato universal para la comunidad internacional, en particular para el sistema de las Naciones Unidas, en lo que se refiere a la promoción de una cultura de paz y no violencia que beneficie a la humanidad, sobre todo a las generaciones futuras.

Tal declaración se produjo como resultado del preciado concepto, establecido dese hace mucho, de que "puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz".

La Asamblea General sigue dando a entender que la paz no solo es la ausencia de conflictos, sino también un proceso participativo, positivo y dinámico donde se fomenta el diálogo y los conflictos se resuelven en una atmósfera de mutuo entendimiento y cooperación.

Queda claro que para cumplir tal aspiración es necesario eliminar la discriminación e intolerancia en todas sus formas, incluyendo las basadas en la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición.

Convivencia y Paz desde el Hogar

Es en el seno de la familia donde se forman los valores, herramientas básicas para un desarrollo integral a nivel familiar, económico, cultural y social.

Serán bases sólidas difíciles de derrumbar. Esto los ayudará a no dejarse arrastrar por lo que ocurre en su entorno o afectar por situaciones inapropiadas que reciba del mundo exterior.

Para la psicóloga Lina Patricia Méndez, 'la familia es el contexto vincular para los menores, y es donde se crean pequeños escenarios para la convivencia. Es el espacio donde tienen las primeras experiencias de aprendizaje y socialización, que servirán como referencia para comportamientos posteriores'. Igualmente, 'es allí donde aprenderá a resolver conflictos, a expresar el malestar, el desacuerdo, así como la expresión del afecto, la alegría y la satisfacción'.

Cambio de costumbres

La violencia siempre ha existido y no sólo en el país sino en los diferentes escenarios. Lo preocupante hoy es que al interior del hogar se ha incrementando, subiendo las cifras de maltrato a niños, la pareja y hasta a los adultos mayores.

Es tarea de todos que desde el corazón de cada hombre, al interior del hogar, de la oficina, del colegio y de los diferentes espacios donde se permanece, se dé un cambio de actitud.

Pasos para lograr la paz

  • 1 Voluntad: Es fundamental no dejar que los niños consigan las cosas fácilmente, enseñarles que para obtener buenos resultados se requiere esfuerzo.
  • 2 Exigencia: Permitirle realizar las cosas por sí mismo, superar dificultades y estudiar alternativas. Ser firme en las exigencias y que estén de acuerdo a sus posibilidades.
  • 3 Valentía: Que tengan modelos que los incentiven a la formación de sus valores y que les aporten algo positivo.
  • 4 Respeto: Desde respetar su cuerpo, a sus padres, a familiares, maestros y a todos los que están a su alrededor, hasta el cuidado de sus cosas.
  • 5 Generosidad: Que tengan un buen referente, en este caso sus padres, dando una limosna, orientando correctamente a alguien u ofreciendo un consejo a un amigo.
  • 6 Cortesía: El dominar sus actos y tener respeto por los demás le permitirá hacer uso de la educación y la amabilidad.
  • 7 Orden: Para que haya armonía en el hogar es esencial este elemento. Cuando hay orden en casa, hay normas y límites, lo que proporciona seguridad a los hijos y enseña a tener disciplina.
  • 8 Caridad: Buscar el bien personal y el de los demás, son ingredientes para lograr la paz, además si se practica con mucho amor.

La paz se vive:

  • Con un verdadero sentido de justicia.
  • Al reconocer los derechos propios y los de los demás.
  • Al saber diferenciar el bien y el mal
  • Trabajando honradamente
  • Siendo justo
  • Practicando la caridad

Inquietudes y Respuestas

1. ¿Qué valores fortalecer para que las familias sean armónicas?

La vida es un proceso dinámico y cambiante. Es fundamental que las familias desarrollen recursos para adaptarse a los eventos a que están expuestas a lo largo de su ciclo; interactuar y reconocer al otro.

Una convivencia saludable se caracteriza por la cercanía, unidad y afecto, sin invadir los espacios personales, permitiendo el desarrollo de la autonomía, el respeto por el otro, por la diferencia; una línea de autoridad clara, firme y humanizada.

2. ¿Qué actividades realizar que fortalezcan la unión familiar?

Es importante hacer actividades de organización de la casa, comer por lo menos una vez al día en familia, cocinar juntos, juegos de mesa, leer un libro, orar en familia. Asistir a los servicios religiosos, ir a paseos por el campo o estar en un momento de esparcimiento cerca de la naturaleza. Tener momentos para contar lo que sucedió. En los juegos de mesa hay juegos de reglas y espera del turno, que contribuyen a fomentar la virtud del respeto y la tolerancia; también los de pintar o de responder preguntas pueden ayudar al tema.

3. ¿Cuáles son las herramientas básicas para educar a los hijos en un ambiente armonioso?

Tener normas y reglas claras en casa, todos las cumplen y se benefician. El ejemplo es importante a la hora de formar una buena personita. Controlarse ante situaciones difíciles, mostrarle como se enfrentan y estar tranquilo, sosegado y organizado ayuda. Enseñar cómo salir adelante sin romper la armonía y la paz que debe existir, con muestras de respeto por los demás.

Mostrarle cómo se enfrenta a diferentes situaciones al montar en un bus, al ir a la iglesia y en todos los ambientes. Entender las necesidades y diferencias que existen entre los niños y las niñas para educarlas. Leer mucho y comunicarse en forma permanente.

Fuente: UN, Vanguardia

Archivado en: Cultura y Sociedad, Otros

Frase del día

"La felicidad consiste en poder unir el principio con el fin"
— Pitágoras

Imagen destacada